Grupo de noche: Como las memorias contribuyen de una manera u otra en la sociedad

Mariana Mercado

Grupo de noche: Como las memorias contribuyen de una manera u otra en la sociedad

 
               Se ha dicho que la buena memoria es un gran beneficio que la gente va perdiendo cada día de sus vidas. Muchas personas son capaces de mantener su memoria en buenas condiciones hasta el día de su fallecimiento. Pero para la mayoría, puede ser que se olviden de los detalles de sus vidas, sean detalles simples, o si se encuentran desafortunados, pueden ser detalles grandes del pasado. En la novela negra, Grupo de noche de Juan Madrid, se relata a como la memoria influye a Antonio “Toni” Carpintero, el protagonista de la novela. En Grupo de noche, se acerca Madrid a las diversas formas en que la memoria individual, pero más importante, la memoria colectiva, entrelazan con los temas de la corrupción urbanística, el crimen, la pobreza, la ficción, y la prensa de los habitantes de Madrid, España. 

 
               La memoria nos falla a todos, pero para Antonio “Toni” Carpintero, fallar es una subestimación. A lo largo de la novela se encuentra Toni perdido en el sentido del pasado. Nunca está de acuerdo con si lo que dicen sobre él es la verdad. Este es el tema de la memoria individual, que es el base de la malicia en esta novela.  Con Toni, se puede decir que durante la novela creó su propia memoria. Quiso tanto creer que no hizo las maldades de que lo habían acusado de cometer. Esto tiene que ver con la memoria falsa y la memoria real, la ficción versus la realidad. Toni quiso creer que lo que había pasado era falso y que como él lo quiso acordar era real. ¿Quizás, la memoria juega con nosotros en hacernos pensar que los malos hechos que hayamos cometido parezcan buenos para protegernos a nosotros mismos, y tal vez se quiso proteger Toni? Pero como la memoria colectiva acoge varios puntos de vista, siempre capturaban a Toni con la verdad. Esto en punto, quiere decir que la memoria colectiva se relaciona con la realidad y que a veces la memoria individual con la falsedad. Uno quizás quisiera creer que su memoria individual es intocablemente impecable, pero Toni nos recuerda que ese no es el caso. Por supuesto que la memoria colectiva se valora mucho más sobre la memoria individual. Por eso es por lo que, en los casos de la vida real, siempre invitan a escuchar los testimonios de espectadores en casos de violencia, corrupción, o etc. Siempre necesita ver testigos en cualquier caso legal. Uno siendo parcial a su papel en la sociedad, puede torcer la verdad para su propio beneficio, como Toni. 

 
               Así que la memoria es clave en la determinación de la realidad y falsedad, también es clave en deshacer de la corrupción urbanística, el crimen, y la pobreza. Podemos hablar sobre como la memoria influye a los lugares en Madrid, España. En la novela, Toni y los restos de los personajes, se encuentran en la ciudad de Madrid en Lavapiés. En la novela una de las razones principales por lo que todo sucede es la gentrificación de Lavapiés y los años y esfuerzos de la gente corrupta que tanto lo quieren cambiar. A Lavapiés lo quieren reestructurar, pero no para el bien del pueblo o la ciudad, sino, para sus propios beneficios y billeteras. El Grupo de noche fue iniciado porque querían sacar lo suyo de las ganancias de la droga. Con tiempo, los policías corruptos se juntaban con inversores y planearon a trabajar juntos a través de la corrupción de Lavapiés. La memoria en este caso es de mala onda. La gente corrupta, como los policías y el grupo de noche que estuvieron enganchados en la vente de drogas, quisieron reprimir el malo que hacían. No solamente reprimimos estas memorias por nuestro propio gusto, sino que esta en nuestra naturaleza hacerlo. En muchos casos “hemos demostrado que el cerebro humano bloquea los recuerdos no deseados y que existe un mecanismo que tiene una base biológica", señaló John Gabrieli” (“Él cerebro bloquea los recuerdos no deseados”). Esto apoya que no solo los corruptos no quieren darse cuenta de lo que están haciendo, sino que no pueden. Y con todo esto, van pasando los años y la corrupción se pierde en las memorias de no solo los que sufren, pero los que iniciaron el daño en la sociedad. También, se puede mencionar que los lideres tienen/tenían sus maneras de hacer la gente pensar de una manera y hacían todo lo contrario. Los lideres contribuyeron a que “la democracia que gobierna España (fuera) construida sobre las losas que cubren la tumba de la memoria colectiva” (Jean-François). Así pues, sabemos que las políticas y todas las empresas trabajan juntos con la memoria en cambiar los lugares urbanísticos a su manera. 

 

 
               En querer seguir con la corrupción, los que contribuyen a la gentrificación de Lavapiés y de un lugar similar, Pan Bendito, reprimen lo que están haciendo. Aun en el tiempo antes y después de la transición española, Franco les mintió a los habitantes de Pan Bendito. Él torcía la memoria de la gente para que se pareciese un gran hombre. Lo que no sabían, es que Franco les estaba haciendo la vida imposible a los pobres de Pan Bendito. De tanto necesitaba el barrio que la “colonia del Pan Bendito […] (se convirtió en un) compendio ejemplar de necesidades no subsanadas, consecuencia del abandono absoluto que ha sufrido la zona desde que fue construida” (El País).  Y esto no solo pasó en los tiempos en que Franco fue dictador, sino que también pasó con todos los líderes que vinieron después de él. Después de Franco seguían sin importancia a lo malo en el país. Los lideres eligieron olvidarse de los pobres cuando los botaron en cualquier lugar tras cualquier lugar. Así es que sus problemas en ayudarles ya no existían porque ya no existían en sus memorias. Y ellos siguieron con la corrupción y el objeto de obtener un enriquecimiento ilícito sin medidas. A lo mejor, los pobres de Lavapiés y Pan Bendito se dan cuenta de la corrupción y aceptan sus realidades y se olvidan de lo malo, y solo se enfocan en lo bueno de sus realidades, y quizás por eso las cosas no cambian. Nadie quiere lidiar con tener que luchar por algo mucho mejor, pero esperemos que unos no se conformen a las leyes básicas de la sociedad.

 
               Sin la prensa, nada de lo que pasa en Madrid, Lavapiés, o Pan Bendito sería conocido por el mundo. Pero la cuestión es si la prensa tampoco es parte de la corrupción. Quizás, como en E.E.U.U., los noticieros y los publicadores de artículos tengan puntos de vista sesgados. Otra vez con el tema de la memoria, pero se aplica en relación con la prensa. ¿Podemos preguntarnos si las noticias en verdad pueden ser falsas? Muchos opinan que no, pero siempre hay que ver el otro lado del sol. Podemos decir dos cosas. Que las noticias pueden ser igual sesgados o el que da las noticias puede solamente acordarse de cómo pasó una noticia de su manera, y solamente su manera. Por eso es bueno leer varias diferentes versiones de la misma noticia, en diferentes canales, diferentes sitios o lo que sea. Porque como hemos notado, la memoria de un evento varía de persona a persona y nunca puedes confiar en una sola fuente. Aun le verdad no se puede encontrar en los periódicos, como cuando Toni explica que llevaba su periódico y que “en la primera página se denunciaba lo que había estado ocurriendo en Lavapiés, con una entrevista a Reinosa y a Charli Monge. Que lo había descubierto todo” (Madrid 221). Todos los lectores de la novela saben porque esas noticias son falsas y ahí tienen la razón en no creerle a la prensa. 

 
               En Grupo de noche, la memoria se difunde a través de diferentes maneras en la novela. Sobre la corrupción urbanística, el crimen, la pobreza, la ficción, la prensa y mucho más. Sabemos ahora como la memoria influye el bienestar de un pueblo y una ciudad. También sabemos el gran rol que toman las memorias individuales y las memorias colectivas en ser conscientes de lo que está bien y lo que está mal. Sin la memoria no estuviéramos aquí hoy como intelectuales de la sociedad. Y como sabemos ahora que la memoria nos puede controlar en una manera u otra, también sabemos que debemos de combatir las memorias malas con las memorias buenas y beneficiosas para todos. Hemos visto que olvidarse de lo malo para seguir adelante tiene sus contratiempos. En lugar de olvidar completamente, deberíamos de recordar, pero solamente para recordar el daño que pueden causar las cosas y los eventos malos. Debemos aprender a nunca dejar que la memoria reprime lo malo porque solo sería un peligro para la sociedad dejar que la historia se repitiera. 

 

 

Obras citadas

“Barrio del Pan Bendito, un ‘ghetto’ sin soluciones.” EL PAÍS, 2 Mar. 1977. Web. elpais.com/diario/1977/03/03/madrid/226239861_850215.html.  

Madrid, Juan. Grupo de noche. Zeta Bolsillo, 2009. Print.

“El cerebro bloquea los recuerdos no deseados.” El Siglo de Torreón. El Siglo De Torreón, 13 Mar. 2007. www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/68907.el-cerebro-bloquea-los-recuerdos-no-deseados.html.

Jean-François. “Los conflictos de memoria en la España post-franquista      (1976-2010).” Bulletin Hispanique. Université Michel De Montaigne Bordeaux. Presses

Universitaires de Bordeaux, 31 Dec. 2015. Web. journals.openedition.org/bulletinhispanique/2150.

Martin, María. “Los siete pecados capitales de Pan Bendito.” EL PAÍS, 14 Mar. 2010. Web.elpais.com/diario/2010/03/14/Madrid/1268569454_850215.html. 

 

Véase el mapa de Madrid

Prev Next