Grupo de noche: Novela negra de Juan Madrid

Aura Beatriz Amad

 

Grupo de noche:

Novela negra de Juan Madrid

 

La ficción es la estrategia que usa Juan Madrid en su novela negra, Grupo de noche, por un lado, para recrear la memoria histórica y por otro denunciar los actos de corrupción policiaca. Este periodista y escritor español, hace uso de la ficción creando un grupo de noche de la policía, describiendo personajes caricaturescos: altos, con coleta y cazadora de cuero y usa al protagonista de la novela, Antonio Carpintero (Toni Romano), para indagar y recrear la memoria de un país al que se le impuso por ley un “Pacto de olvido”. Alberct Buschmann (2002), en su artículo acerca de la novela negra española, dice:

La novela negra, gracias a su estructura indagatoria, y a los principios epistemológicos en que se basa funciona como mecanismo de resistencia, de negación de la política de olvido, al empeñarse en saber lo que pasó realmente.

Según Madrid en una entrevista con Camila Pinzón Mendoza en julio del 2017 para el artículo “Novela negra: de sospechosa a protagonista de la literatura”, de la revista WMagazin:

“el papel de la policía en este momento político, en el que es aliada del poder, funciona como el poder y enmascara al poder. Falta eso, como si no existiera, el relato no responde a la realidad, responde a la ficción que es la literatura de crímenes.” A través de la ficción, Juan Madrid busca denunciar la corrupción política, policiaca y urbanística existente en los barrios de Lavapiés y Pan Bendito.

Para recuperar ese pasado, Juan Madrid crea una novela de ficción policiaca en donde el protagonista de la novela, Antonio Carpintero, es un ex policía corrupto, que sufre de una extraña enfermedad, “Tengo pseudo síndrome de Cavestany” (p: 89). Toni, atormentado por la pérdida de su memoria y por desconocer su pasado, pregunta a Juan Delforo: “Escucha Juan, ¿la memoria puede engañarnos? ¿Podemos olvidar por completo algo que hemos hecho en el pasado[SV1] [ABA2] ?” (p: 89). En la novela, Toni Carpintero usa como pretexto la búsqueda de su amigo y compañero de la policía, Nico Sepúlveda, para recuperar su pasado, y al mismo tiempo desenmascarar los actos ilícitos del grupo de noche de la policía al que perteneció. La historia se desarrolla en medio de un ambiente turbio, de los barrios marginalizados de Madrid, Pan Bendito, Lavapiés y Plaza del Marqués de Santa Ana.

La pérdida de la memoria del protagonista, a la que se refiere el escritor, está relacionada con la ley de Memoria histórica en España. “El Pacto de olvido fue un acuerdo por convenio entre las élites políticas y legalizado por la ley de amnistía en 1977”, con este pacto los españoles evitaban las venganzas y los derramamientos de sangre, para los españoles poder asegurar el cambio hacia la democracia, dice Paul Preston (Mackay 200). Ruth Mackay, también menciona que:

Hubo un debate enérgico y en ocasiones angustioso sobre la izquierda entre los defensores de la "ruptura" y los defensores de la "reforma", y este último, principalmente los socialistas dirigidos por Felipe González y los comunistas dirigidos por Santiago Carrillo.”

            En cuanto a la corrupción, con las investigaciones que hacía Toni, para conocer el paradero de su amigo, Nico, descubre que tanto él como su amigo y el grupo de noche de la policía que el comandaba estaban envueltos en actos ilícitos, y tenían montado un negocio de narcóticos, y se surtían de la droga que incautaban a los narcotraficantes.

Por la censura en la época del franquismo, no se conocían los problemas que trae el capitalismo: desigualdad, gentrificación, y la exclusión que tiene que ver con el espacio público. Juan Madrid, es uno de esos españoles quienes no olvidaron los conflictos y la represión que se

vivió en España, durante la época del franquismo, y busca denunciar la corrupción que existe entre los miembros de la policía, por medio de su novela, en donde las autoridades policiacas

en lugar de cumplir con su función de proteger al ciudadano de la inseguridad que existe en las calles de algunos barrios madrileños, se alían con los grupos capitalistas y las inmobiliarias y crean un ambiente de terror e inseguridad que hace que las viviendas de estos lugares bajen de precio y los habitantes vendan y se marchen del lugar. Así empieza a corrupción urbanística de aquellos quienes quieren la gentrificación de barrios como Lavapiés.

            Para ilustrar el tema de la gentrificación, Juan Madrid, lleva a Toni a caminar por la plaza del Marqués de Santa Ana: “La habían reformado cubriéndola de cemento. Los antiguos bancos de madera habían sido sustituidos por extraños bancos individuales, que parecían sillas eléctricas. Con eso pretendían que los mendigos no se acostaran” (p. 90).  Este ejemplo deja ver cómo el sistema decide quien debe habitar algunas partes de las ciudades. El pasaje anterior nos muestra cómo al transforman en bancas individuales las bancas largas de madera en donde dormían los mendigos, hace que estos tengan que desalojar el parque. Igualmente sucedió cuando llegaron inmigrantes a Madrid y estos fueron desplazados del centro de Madrid y reubicados en Pan Bendito, un barrio ubicado el suroeste de la ciudad. Pan Bendito fue creado en los años 50, por el régimen franquista, para alojar a los inmigrantes que vivían en condiciones infrahumanas.

La novela Grupo de noche, de Juan Madrid, denuncia cómo el sistema está involucrado con la corrupción urbanística. El gobierno y los urbanistas están en la obligación de velar por el correcto uso del espacio territorial para que sea en beneficio de la comunidad, y que no solo prevalezcan los intereses personales de quienes planean urbanizar. El escritor nos narra historias en donde la policía crea inseguridad y pánico en el barrio de Lavapiés para abaratar el precio de las viviendas y de esa forma presionar a los habitantes para que dejen el lugar. El mismo Toni recibió una propuesta por parte del portero del edificio en el que vivía para que abandone el piso, pues la renta que pagaba era muy barata. (p.31). Al hermano de José Rosario, le han asaltado su joyería (p.56), robos, atracos y saqueos, dejan ver la inseguridad, y en todo esto está involucrada la policía, pues ellos reciben lo que los españoles llaman una mordida (P.55).

Para finalizar, la prueba de como la ficción influye en la realidad, como diría Delforo (Madrid: 131), por un lado, está representada por un grupo de noche de la policía madrileña en donde los personajes caricaturescos, se ven involucrados en crímenes, y corrupción que va desde quedarse con los narcóticos decomisados para ser revendidos, como también participando en la corrupción urbanística, creando pánico entre los habitantes de los barrios que van a ser reconstruidos para que estos vendan sus viviendas a las urbanizadoras por menos precio, y así recibir la mordida por sus servicios. Por otro lado, está Toni Carpintero, el personaje principal de la novela, quien con la perdida de su memoria hace referencia al pacto de olvido que hicieron los españoles durante la transición. Hoy en día existen debates si los españoles deberían o no revisitar el pasado.

 

           

 

Obras citadas

 

Buschmann, Albrecht. “Presentación”. En Iberoamericana. América Latina, España y Portugal.

            Ensayos sobre letras, historia y sociedad (Nueva Época), Año II, nº 7 [Dossier “La novela

            policial española”] (2002): 93-96.

MacKay, Ruth. "The Good Fight and Good History: the Spanish Civil War." History Workshop

            Journal, vol. 70 (2010): 199-206. Project MUSE, muse.jhu.edu/article/398782.

 

Madrid, Juan. “Grupo de Noche.” Mayo 2009.

 

Pinzón, Camila M. “Novela Negra: de sospechosa a protagonista de la literatura.” WMagazin,

            Julio 2017.

 

Véase el mapa de Madrid

 


 [SV1]

 [ABA2]

Prev Next