La ruta de Zenón a la casa de Luis Llorente II

 

Distancia como una reflexión entre clases

Los pobres y los ricos tienen una distancia tremenda entre ellos dos, lo que se puede ver en la distancia en donde viven los pobres en De Madrid al Cielo por Ismael Grasa y donde viven los ricos. En la novela, el personaje principal, Zenón, tiene una experiencia con dos lugares que varíen en riqueza. Cuando él está en Lavapiés se puede ver que hay muchas más libertades que en (Plaza de Castilla), pero al mismo tiempo Lavapiés tiene menos seguridad que en Plaza de Castilla. No hace falta en decir que los pobres quieren subir a la misma etapa en la que están los ricos. La función de la geográfica entre Lavapiés y Plaza de Castilla es dar un énfasis en la distancia social entre los pobres y los ricos.

Zenón empieza vive en Lavapiés, un lugar donde hay muchos inmigrantes, lo que quiere decir que hay muchas culturas que influyen a la cultura. No hace falta decir que en Lavapiés no solamente se puede ver la cultura de España sino también de otras culturas, lo que se puede ver en las lenguas de habla, la comida, la cultura y las tiendas. Es obvio que Lavapiés es considerado un barrio pobre donde los habitantes no tienen muchos lujos. Esto se puede ver en Zenón porque él tiene el lujo de tener una furgoneta, pero no tiene el dinero pasa usarla en actividades rutinarias. En otras palabras, Zenón tiene una furgoneta que solamente puede usar para el trabajo porque no tiene dinero para ponerle gasolina o arreglarla si es que para de funcionar. Este hecho le da un énfasis la ruta que toma Zenón a la casa de Luis Llorente.

Todo empieza cuando Zenón necesita dinero para su alquiler de su piso, lo que él no tiene, entonces él decide pedirle dinero a su amigo.Sin embargo, Zenón no le habla a su amigo porque su mujer contesta la llamada y dice que no está. Porque él realmente necesita el dinero, decide ir a verlo para preguntarle cara a cara. Para llegar a la casa de Luis Llorente, Zenón tiene que tomar un autobús en Tirso de Molina hasta la Plaza de Castilla. Tiene que viajar unos 20 kilómetros (12.4 millas) del sur de Madrid al norte, esto reflexiona a la relación entre los ricos y los pobres con respecto al espacio porque Zenón tiene que subirse a través de las calles para llegar a un lugar más alto en la sociedad. Al llegar, Zenón se baja en la plaza porque “[el autobús lo] deja muy cerca de la casa de Luis” (Grasa 18). Una nota cultural importante de la Plaza de Castilla, es que sigue la tradición de que el centro de la plaza es donde hay muchos lugares turísticos, edificios gobernables, parques populares y tiendas. Igual a su vez los que viven más cerca al centro de una plaza normalmente tiene una prestigia más alta por poder tener ese acceso tan cercano. No hace falta a decir que porque Luis vive tan cerca al centro de la plaza que él mismo tiene ese prestigio. Para añadir a esta nota cultural, la Plaza de Castilla es considerada una área donde hay mucho dinero que es un lugar completamente diferente a Lavapiés que es un lugar donde no hay mucho dinero.
Cuando Zenón llega la edifico tiene dos obstáculos que tiene que pasar para poder hablar con Luis. El primer obstáculo es el portero que lo para cuando entra a la portería del edificio. Aquí, Zenón nota que hay una gran diferencia entre Lavapiés y Plaza de Castilla. El portero le pregunta a dónde va y parece que no lo va a dejar pasar, Zenón se da cuenta que todo el mundo no puede entrar al edificio por el portero los para si no los conoce. Al contrario en Lavapiés, no hay portero y lo único que separa a la gente del edificio es un portal - lo que no da mucha protección porque todos pueden pasar. Para poder pasar a ver a Luis, Zenón finge que está molesto para que parezca que pertenece en ese barrio (Grasa 19), y él se va por el ascensor para el pizo de Luis. Siendo de un barrio pobre, Zenón no está acostumbrado a tener un ascensor porque en Lavapiés todos los edificios tienen escaleras. En adición el ascensor es tan grande que Zenón cree que se puede meter un colchón y un ataúd dentro de él. Zenón nota esto porque cuando alguien se muere en su piso, se tiene que bajar el cadáver en el ataúd. Obviamente, en Lavapiés no hay otra manera de bajar el ataúd aparte de las escaleras.

Después de esta interacción el puede sobrepasar y poder moverse a otra etapa dónde se encontrará otro obstáculo. Cuando llega al piso de Luis, Zenón toca el timbre cinco veces, pero nadie responde. Al final, la mujer de Luis contesta y le dice que no está pero le puede dejar un mensaje. Es importante notar que la mujer está cerrando la puerta después de decirle a Luis que no está su marido, lo que significa que no le quiere hablar. Aquí se ve que los pobres tienen que pasar muchos obstáculos, en esta ocasión el portero y la mujer, para poder hablar con los ricos. En fin, si es que tienen la oportunidad de hablarles, los ricos siempre tienen la precognición de quien piensan que son y deciden de ignorar a los pobres. Zenón supo que Luis estaba en el piso, pero simplemente no le quiso hablar. Esto es un reflejo de la relación entre los pobres y los ricos y aunque los pobres les quieren pedir ayuda a los ricos, ellos no siempre les quieren ni hablar.

Sin duda, la Plaza de Castilla es un lugar muy lujoso con mucha seguridad y menos crimen, sin embargo hay menos libertad en este barrio. Una nota de la Plaza de Castilla es que hay muchos jardines privados y en estos jardines, hay piscinas privadas. Evidentemente, la gente que vive aquí tiene la oportunidad de quedarse en casa y pasarla bien. Al contrario, en Lavapiés los apartamentos no son muy grandes, de hecho hay algunos que están vacíos o abandonados, y entonces la gente siempre está en lugares públicos como en los parques. Por eso, recientemente, Lavapiés ha visto un cambio económico donde gente con dinero están visitando al barrio más y más. Normalmente, esta gente es un grupo de turistas que pueden gastar dinero en sus vacaciones. En cambio, el barrio recibe más dinero y se convierte en un lugar donde turistas pueden visitar - en otras palabras el barrio está en el proceso de gentrificación.

En su artículo en El País, J.A. Aunión noto este proceso de gentrificación y comentó “Lavapiés is in the midst of a transition, with the vintage shops and trendy bars frequented by hipsters rubbing shoulders with the traditional corner shops, wholesalers set up by African, Chinese and Bangladeshi immigrants, and old-timers’ restaurants” (Aunión). En otras palabras, este cambio es quiere decir que Lavapiés va a ser más como la Plaza de Castilla. Sin duda, esto va a ser muy difícil en España. Esto se puede ver entre las interacciones de Zenón y Luis, porque no hablaron aunque eran amigos no quieren cambiar la vida que ya están acostumbrados. Sin embargo, sí es posible que cambie Lavapiés a un lugar muy lujoso, tanto fue la Plaza de Castilla un lugar de pobreza pero paulatinamente cambió a ser un lugar donde la economía puede florecer. Hoy en día hay muchos bancos en la Plaza de Castilla y muchas tiendas, entonces tal vez en el futuro Lavapiés podrá a ser más rico y la distancia entre las clases será más corta.

Referencias

Aunión, J. A. “Madrid's Lavapiés Goes Upmarket.” EL PAÍS, 16 Aug. 2016, elpais.com/elpais/2016/08/15/inenglish/1471270218_675582.html.

Compitello, Malcolm Alan. “From Planning to Design: The Culture of Flexible Accumulation in Post-Cambio Madrid.” Arizona Journal of Hispanic Cultural Studies, vol. 3, 1999, pp. 199–219. JSTOR, JSTOR, www.jstor.org/stable/20641457.

Grasa, Ismael. De Madrid al cielo. Barcelona: Editorial Anagrama, 1994. Print.

Véase el mapa de Madrid

 

Distancia como una reflexión entre clases

Los pobres y los ricos tienen una distancia tremenda entre ellos dos, lo que se puede ver en la distancia en donde viven los pobres en De Madrid al Cielo por Ismael Grasa y donde viven los ricos. En la novela, el personaje principal, Zenón, tiene una experiencia con dos lugares que varíen en riqueza. Cuando él está en Lavapiés se puede ver que hay muchas más libertades que en (Plaza de Castilla), pero al mismo tiempo Lavapiés tiene menos seguridad que en Plaza de Castilla. No hace falta en decir que los pobres quieren subir a la misma etapa en la que están los ricos. La función de la geográfica entre Lavapiés y Plaza de Castilla es dar un énfasis en la distancia social entre los pobres y los ricos.

Zenón empieza vive en Lavapiés, un lugar donde hay muchos inmigrantes, lo que quiere decir que hay muchas culturas que influyen a la cultura. No hace falta decir que en Lavapiés no solamente se puede ver la cultura de España sino también de otras culturas, lo que se puede ver en las lenguas de habla, la comida, la cultura y las tiendas. Es obvio que Lavapiés es considerado un barrio pobre donde los habitantes no tienen muchos lujos. Esto se puede ver en Zenón porque él tiene el lujo de tener una furgoneta, pero no tiene el dinero pasa usarla en actividades rutinarias. En otras palabras, Zenón tiene una furgoneta que solamente puede usar para el trabajo porque no tiene dinero para ponerle gasolina o arreglarla si es que para de funcionar. Este hecho le da un énfasis la ruta que toma Zenón a la casa de Luis Llorente.

Todo empieza cuando Zenón necesita dinero para su alquiler de su piso, lo que él no tiene, entonces él decide pedirle dinero a su amigo.Sin embargo, Zenón no le habla a su amigo porque su mujer contesta la llamada y dice que no está. Porque él realmente necesita el dinero, decide ir a verlo para preguntarle cara a cara. Para llegar a la casa de Luis Llorente, Zenón tiene que tomar un autobús en Tirso de Molina hasta la Plaza de Castilla. Tiene que viajar unos 20 kilómetros (12.4 millas) del sur de Madrid al norte, esto reflexiona a la relación entre los ricos y los pobres con respecto al espacio porque Zenón tiene que subirse a través de las calles para llegar a un lugar más alto en la sociedad. Al llegar, Zenón se baja en la plaza porque “[el autobús lo] deja muy cerca de la casa de Luis” (Grasa 18). Una nota cultural importante de la Plaza de Castilla, es que sigue la tradición de que el centro de la plaza es donde hay muchos lugares turísticos, edificios gobernables, parques populares y tiendas. Igual a su vez los que viven más cerca al centro de una plaza normalmente tiene una prestigia más alta por poder tener ese acceso tan cercano. No hace falta a decir que porque Luis vive tan cerca al centro de la plaza que él mismo tiene ese prestigio. Para añadir a esta nota cultural, la Plaza de Castilla es considerada una área donde hay mucho dinero que es un lugar completamente diferente a Lavapiés que es un lugar donde no hay mucho dinero.
Cuando Zenón llega la edifico tiene dos obstáculos que tiene que pasar para poder hablar con Luis. El primer obstáculo es el portero que lo para cuando entra a la portería del edificio. Aquí, Zenón nota que hay una gran diferencia entre Lavapiés y Plaza de Castilla. El portero le pregunta a dónde va y parece que no lo va a dejar pasar, Zenón se da cuenta que todo el mundo no puede entrar al edificio por el portero los para si no los conoce. Al contrario en Lavapiés, no hay portero y lo único que separa a la gente del edificio es un portal - lo que no da mucha protección porque todos pueden pasar. Para poder pasar a ver a Luis, Zenón finge que está molesto para que parezca que pertenece en ese barrio (Grasa 19), y él se va por el ascensor para el pizo de Luis. Siendo de un barrio pobre, Zenón no está acostumbrado a tener un ascensor porque en Lavapiés todos los edificios tienen escaleras. En adición el ascensor es tan grande que Zenón cree que se puede meter un colchón y un ataúd dentro de él. Zenón nota esto porque cuando alguien se muere en su piso, se tiene que bajar el cadáver en el ataúd. Obviamente, en Lavapiés no hay otra manera de bajar el ataúd aparte de las escaleras.

Después de esta interacción el puede sobrepasar y poder moverse a otra etapa dónde se encontrará otro obstáculo. Cuando llega al piso de Luis, Zenón toca el timbre cinco veces, pero nadie responde. Al final, la mujer de Luis contesta y le dice que no está pero le puede dejar un mensaje. Es importante notar que la mujer está cerrando la puerta después de decirle a Luis que no está su marido, lo que significa que no le quiere hablar. Aquí se ve que los pobres tienen que pasar muchos obstáculos, en esta ocasión el portero y la mujer, para poder hablar con los ricos. En fin, si es que tienen la oportunidad de hablarles, los ricos siempre tienen la precognición de quien piensan que son y deciden de ignorar a los pobres. Zenón supo que Luis estaba en el piso, pero simplemente no le quiso hablar. Esto es un reflejo de la relación entre los pobres y los ricos y aunque los pobres les quieren pedir ayuda a los ricos, ellos no siempre les quieren ni hablar.

Sin duda, la Plaza de Castilla es un lugar muy lujoso con mucha seguridad y menos crimen, sin embargo hay menos libertad en este barrio. Una nota de la Plaza de Castilla es que hay muchos jardines privados y en estos jardines, hay piscinas privadas. Evidentemente, la gente que vive aquí tiene la oportunidad de quedarse en casa y pasarla bien. Al contrario, en Lavapiés los apartamentos no son muy grandes, de hecho hay algunos que están vacíos o abandonados, y entonces la gente siempre está en lugares públicos como en los parques. Por eso, recientemente, Lavapiés ha visto un cambio económico donde gente con dinero están visitando al barrio más y más. Normalmente, esta gente es un grupo de turistas que pueden gastar dinero en sus vacaciones. En cambio, el barrio recibe más dinero y se convierte en un lugar donde turistas pueden visitar - en otras palabras el barrio está en el proceso de gentrificación.

En su artículo en El País, J.A. Aunión noto este proceso de gentrificación y comentó “Lavapiés is in the midst of a transition, with the vintage shops and trendy bars frequented by hipsters rubbing shoulders with the traditional corner shops, wholesalers set up by African, Chinese and Bangladeshi immigrants, and old-timers’ restaurants” (Aunión). En otras palabras, este cambio es quiere decir que Lavapiés va a ser más como la Plaza de Castilla. Sin duda, esto va a ser muy difícil en España. Esto se puede ver entre las interacciones de Zenón y Luis, porque no hablaron aunque eran amigos no quieren cambiar la vida que ya están acostumbrados. Sin embargo, sí es posible que cambie Lavapiés a un lugar muy lujoso, tanto fue la Plaza de Castilla un lugar de pobreza pero paulatinamente cambió a ser un lugar donde la economía puede florecer. Hoy en día hay muchos bancos en la Plaza de Castilla y muchas tiendas, entonces tal vez en el futuro Lavapiés podrá a ser más rico y la distancia entre las clases será más corta.

Referencias

Aunión, J. A. “Madrid's Lavapiés Goes Upmarket.” EL PAÍS, 16 Aug. 2016, elpais.com/elpais/2016/08/15/inenglish/1471270218_675582.html.

Compitello, Malcolm Alan. “From Planning to Design: The Culture of Flexible Accumulation in Post-Cambio Madrid.” Arizona Journal of Hispanic Cultural Studies, vol. 3, 1999, pp. 199–219. JSTOR, JSTOR, www.jstor.org/stable/20641457.

Grasa, Ismael. De Madrid al cielo. Barcelona: Editorial Anagrama, 1994. Print.

Prev Next