El Museo Reina Sofia

 

[Video por Graciela Martinez y Alejandro Vizcarra, texto escrito por Josephine Budilovsky y Arturo Miguel]

 

La importancia del Museo Reina Sofía

            En el libro El francotirador paciente, de Arturo Pérez-Reverte, uno de las protagonistas, Sniper, vio que los museos no eran un sitio en donde él quería que todos encontraran a su arte. Él no pensaba que fuera bueno que uno tuviera que pagar por el arte. El ve que el arte honesto es el arte que está hecho para todos que no está hecho para lucro. En página 291 él dice “Esa clase de obras (obras gratis) de arte no pueden mentir nunca.” Este punto uno también lo puede ver la página 238 cuando dice “pues no voy a aceptar tu propuesta. Ni exposición, Ni catálogo, ni nada.” Por esto el vio que el arte de grafiti que el hizo era mejor que el arte en los museos porque era en espacios públicos, para que todos lo vieran y para ser la propiedad de todos. La manera en como el hizo su acto contra lo de los museos era cuando se iba en los museos dejando una pieza de su arte en un sitio del museo sin que nadie o detectara. “Esa etapa incluyo la colocación clandestina de obras propias en museos y exposiciones públicas: infiltrados, los llamaba” (41).

Tampoco para el vio que los galeristas deberían existir como críticos y que los críticos no deberían ser parte del arte porque ponen un precio al arte y pueden escoger a los artistas que serán por famosos y los que no serán. Esto vemos en página  238 cuando dice “Objetos sin valor sobrevalorados por idiotas y por tenderos de  elite que se llaman galeristas con sus cómplices a sueldo, que son los medios u los críticos influyentes que pueden encumbrar a cualquiera , o destruirlo.” Los museos son como la policía, pero la del arte. Ellos dicen qué es el arte y qué no lo es. Lex, la que estaba buscando a Sniper por todo el libro, era una parte de este sistema porque ella estudiaba lo del arte en el museo. Pero Sniper vio que a los galeristas no les importaba su arte ni lo vieron como algo que tenía valor, “Como artistas a palo seco seriamos mediocres-afirmo (103).” Él sabía que lo que hacía era importante para el público por su intervenciones que eran su arte hechas para hacer que las personas piensen, “el único arte posible- añadió- tiene que ver con la estupidez humana…Eleva la estupidez, lo absurdo de nuestro tiempo, a obra maestra (288).” La que le da razón por existir para los museos es que traigan piezas del arte que no hubo famosas y lo hace conocidas. En el libro Sniper fue bueno en hacer esto por su mismo. Él sabía que y él ponía un trabajo de arte en donde todos lo veían, sobre una tema importante como la guerra o el gobierno, personas lo iba ver y hablar de lo. Lo que el valoraba de su grafiti es la manera en cómo hacer todos saber de las problemas corrientes pero sin teniendo que estar en un museo.

            El museo de que este libro habla mucho era el Museo Reina Sofía. Se encuentra en Madrid y es el museo nacional del arte del siglo 20. Fue inaugurado en el año 1992 y está localizado en la Atocha. El  museo es dedicado por la mayor parte al arte de España. Dentro de él se puede encontrar colecciones de los famosos Pablo Picasso y Salvador Dalí. La pieza más famosa que está allí es Guernica la cual viene siendo trabajo muy importante y famoso de Pablo Picasso. En el museo también hay a veces una variedad nacional e internacional de exhibiciones temporales en sus varias galerías. También se encuentra una librería especializada en arte la cual es de acceso gratis con una colección de más de 100,000 libros,  más de 3,500 grabaciones de sonido, y casi 1,000 vídeos.

            Aparte de ser famoso por sus detalles mencionados, el Museo Reina Sofía también contiene su fama por la literatura. En la obra El francotirador paciente el Museo Reina Sofía es mencionado y es responsable por dar el inicio a la historia dentro de la novela. Específicamente en la librería del Museo Reina Sofía, allí es donde la protagonista Alejandra Varela, quien es mejor conocida como Lex, se encuentra con un joven de nombre Mauricio Bosque. Este joven es propietario y editor de una organización llamada Birnan Wood. Mauricio le hace una propuesta a Lex sobre un trabajo que tiene para ella y que quizás le pueda interesar. Para seguir discutiendo sobre la propuesta, ambos deciden salir de la librería del Museo Reina Sofía e ir a otro lugar para continuar con su conversación. Después del hablar sobre el trato, Lex decide aceptarlo y luego podemos ver como también se relaciona su nuevo trabajo de ella con el Museo Reina Sofía por la puntos de vista que Sniper tenía sobre los museos en la puntas de vistas explicadas anteriormente. La conexión del museo y Lex es prominente cuando nos enteramos sobre el tipo de libro que ella está ayudando para escribir y también cuando enteremos sobre lo que ella hace para trabajar. Después de encontrar que ella va a ayudar para un libro que es sobre el arte, que específicamente se enfoca en grafiti. Nosotros vemos que ella tiene un papel especial en todo lo de que es arte en el libro. Sin ella estando en un museo tan famoso y tan conocido por el arte no podríamos comprender lo importancia del arte entre este libro. Pero sabiendo de este museo sabemos que el arte es muy sobresaliente y el aspecto más significativo en la obra por la manera que Sniper lo odia.

Los museos tienen un poder para cambiar las vistas del mundo porque ellos definen como es el arte. Este texto nos explica como el mente del mundo se cambia en pensando que el grafiti es arte. El museo también nos ayuda con juntar esta idea de que la persona que trabaja en un museo de arte está estudiando el grafiti. Esto nos da un prefigura de que va pasar al largo del libro, cuando los ciudadanos y el gobierno quieren proteger el grafiti. Por este punto de vista del arte diferente nos hace ver el arte en una manera diferente.

Los museos de arte no solo hacen piezas de arte famosas, también ellos son los que pueden salvar el arte. Ellos saben la importancia del arte y que no se lo salvan lo pierdan pero Sniper lo vio como una manera de hacer dinero de algo tan puro que no debria tener precio. Sin alguien mirando para que todos se enteran del arte y que se está salvando, no tendríamos lo que tenemos de historia. Sin el arte histórico hubo situaciones que tal vez no lo entendíamos sin el arte de esa época. Por esto los museos son importante no solo para los artistas y sus trabajos pero para nosotros y que sabemos de la de historia.

No solo los museos enseñan una manera de ser para el arte en el mundo, los grafiteros también lo hacen, pero en una manera para cambiar el mundo con su arte, no educarlos en el arte. Nos vemos que grafiteros tienen miradas a todo que es política y toda las problemas en el mundo. Ellos expresan los problemas del mundo en sus grafitis.  Pero necesitan la ayuda de los museos para poder enseñar sus puntos de vistas por el mundo.

Sin los sitios públicos no es posible que el mundo se puede tomar de cuento lo que es bueno. Los sitios públicos  nos da la información sobre lo que es de moda de esa época. En los sitios públicos es donde muchas veces las artistas se ponen su arte o en donde se encuentra inspiración para crear arte. Los demás se van caminando o manejando y encuentran las sorpresas de la arte. El público son quien pueden tomar lo que encuentran de cuento para que los museos se enteran del arte.

            El arte urbano del grafiti puede ser comparado con las colecciones de arte encontradas en el Museo Reina Sofía. Una de esas comparaciones puede ser que el arte en el museo es visto más aceptable por la sociedad, por la mayor parte, que el arte urbano del grafiti. También, los creadores, como Pablo Picasso, del tipo de arte dentro del museo son mucho más conocidos por el mundo que los creadores del arte del grafiti. Quizás los grafiteros pueden tener también algo de fama pero sería a un nivel local o estatal. Otra comparación se puede decir ser el hecho de que ambos tipos de arte son responsables por crear un movimiento artístico y de cultura en la sociedad.

Véase el mapa de Madrid 

Prev Next